Dos cañones

Artur Mas ha comentado recientemente en una entrevista de La Vanguardia que en una hipotética “consulta al pueblo de Catalunya” él preguntaría: “¿Usted desea que Catalunya se convierta en un nuevo Estado de la UE?”.

La pregunta, comentaba un amigo, es “clara y sencilla”. “Clara”, entiendo, en el sentido que es fácil comprender qué se está preguntando. Y “sencilla” por su composición gramatical sin artificios ni palabras rebuscadas.

Pero hay un problema. Es una pregunta doble. Responder “sí” significa afirmar dos hechos: “deseo que Catalunya se convierta en un nuevo estado” y (en el sentido más lógico de la conjunción) “deseo que el nuevo estado pertenezca a la UE”.

Podríamos asumir que quien desea que Catalunya sea un nuevo estado pero no quiere que pertenezca a la UE responderá “no”. Y sería una buena asunción siempre y cuando las personas tomáramos una aproximación lógica y racional a estas cuestiones. El problemilla es que, como Antonio Damásio ya apuntó en su momento, los seres humanos no somos únicamente lógicos y racionales.

Los angloparlantes llaman a este tipo de preguntas “double-barreled”, en alusión a una escopeta de dos cañones que permite disparar dos cartuchos seguidos. Es una metáfora excelente, ya que me viene genial para no ser lógico ni racional y acabar con un vídeo que no tiene (casi) nada que ver con todo esto: una famosa y violenta escena de la película Martyrs, de Pascal Laugier, en honor al recién terminado cuadragésimo quinto Festival de Cine Fantástico de Sitges. Viewer discretion is advised.

Publicado por

Dani Armengol

Information brewer.